Su dueño es Luis Fernando Arango, gerente y propietario de una de las funerarias más importantes y de mayor tradición en Medellín, es un eterno enamorado de los carros fúnebres. Un día encontró en un potrero un viejo Cadillac 1959 que con los años convirtió en una de las joyas de su flota de vehículos.

Año: 1959

Tipo: Fúnebre

Fabricante: General Motors

Motor: 6240 c.c.

País: Estados Unidos

COntenidos digitales